19 de abril de 2006

¿De verdad hay que presentarse?

He visto que, por lo general, la primera entrada de los blogs contiene una declaración de intenciones o algo parecido. Yo no pienso hacerla, principalmente porque no tengo ni idea de cuáles son mis intenciones al iniciar este blog. Lo único que espero es que sea gracioso habitualmente, sardónico cuando haga falta, irritante si es menester, triste cuando toque, etc. Ya veremos si escribo a diario o no, si me mantengo fiel a mis lectores (al menos tendré tres o cuatro: la familia y algún amigo) o si, después de escribir un par de veces, lo dejo estar. No lo sé... en realidad, como se puede ver, sólo sé que no sé nada, pero esto es bueno, ya lo dijo un sabio...

7 comentarios:

Pablo dijo...

Bueno, bueno, me alegro de que te hayas apuntado a esto de los blogs. Es muy entretenido, ya verás, sobre todo porque puedes escribir lo que te apetezca.

Bienvenido a la blogosfera.

jordisf dijo...

no....no lo dejes....escribe, vomita tus razones, dejame leer tus ilusiones...yo te leo, seguro que sí.

Qué sabio era ese sabio que tan sabio era?

Juglar dijo...

Hola, soy amigo de Pablo del máster. Me alegra comprobar que la agudeza de ingenio impregna a toda la saga, sin saltarse un sólo eslabón.
Por cierto, lo del sabio es, cada día más, mi frase preferida.

Pablo dijo...

¡Ole mi Juglar!

carlosmf dijo...

Muchas gracias, juglar. Intentaré no defraudarte.

carlosmf dijo...

Para jordi: ese sabio que tansabio era por no saber nada era, según dice Platón, Sócrates, aunque la frase no es exactamente así.

carlosmf dijo...

No me he vuelto idiota, sólo estoy comprobando la recepción de comentarios en mi correo